Blogia
En Tierra Firme

Selectividad y su puta madre

Nos habían convocado a las ocho y media de la mañana. Yo no estaba acostumbrado a madrugar. Llegué puntual aunque eso es extraño en mí. Como me figuré, nos dijeron que llegásemos antes para que así nadie se retrasase. Me habían robado tres cuartos de hora de mi vida.

La gente fue llegando poco a poco. Los que eran de otras localidades venían en autobús. Paraban enfrente del instituto y bajaban dispuestos a enfrentarse con los exámenes que determinarían sus vidas. No pude evitar decirle al profesor:

- Esto me recuerda a los trenes llenos de judíos que iban llegando a los campos de concentración nazis para meterlos en la cámara de gas.

El profesor me miró y me dijo sí sí, pero estaba pensando que estaba loco. A lo largo de este curso he notado que por comentarios como ese la gente se ha creído que no estoy bien de la cabeza. Pero es que el lugar donde se hacían los exámenes se asemejaba por fuera a las cámaras de gas. Éramos las víctimas del sistema, éramos los mártires de nuestro tiempo.

Yo era prácticamente el más viejo de los que había allí. Tan sólo conocía a una persona que era más mayor que yo. La gente me miraría como si fuese un vago, se pensarían que he sido un parásito que ha estado repitiendo más de 20 veces bachillerato y al final me han aprobado por pena. Nadie les ha contado la verdad, nadie les ha dicho que en realidad me dejé el trabajo fijo para volver a estudiar y hacer algo que me gustase. Me siento un viejo, un residuo de una generación pasada que ya debería tener una carrera, un trabajo estable, una novia, un coche y estar pagando la entrada de un piso. Sin embargo no tengo nada, soy un inadaptado social que sueña demasiado. La gente se ríe de mí. Cuando me preguntan qué hago no sé qué responder, me da vergüenza decirles que quiero estudiar, que estoy pensando en hacer una carrera, que quiero marcarme una meta, que durante todo este tiempo he pensado que yo sirvo para algo más que para vender teléfonos móviles. Pero lo peor es cuando ellos me dicen qué están haciendo y me hablan de sus proyectos laborales, de sus parejas, del nuevo coche que se han comprado. ¿Por qué no he podido ser una persona normal? ¿Por qué no estoy empeñado hasta las cejas para poder pagarme caprichos? ¿Será porque pienso que tener objetos es totalmente inútil y lo único que vale la pena en esta vida es aprender, leer, escuchar música y ver fútbol? Porque esa es otra. ¿A quién se le ocurre convocar los exámenes de selectividad en pleno mundial? ¿Es que no tienen sensibilidad futbolística? Estas cosas no suceden en Argentina. Un país se debe parar cuando se celebre un mundial. Seguramente los que diseñan el calendario de exámenes sean de esos intectualoides que dicen la típica frase: "¿Fúbol? ¿Ver cómo 22 multimillonarios corren detrás de una pelota es divertido? Eso es para el populacho".

Comenzó el primer examen, era hacer un comentario sobre un texto que hablaba del botellón que había escrito un periodista del ABC. Pensé en ponerle en la opinión personal que yo también era un borracho que a veces también salía a la calle a beber, que mi vida también era una mierda y necesitaba el alcohol para mitigar las penas. Pero no, fui un hipócrita políticamente correcto que dijo que no entendía cómo los jóvenes tan sólo tenían esa diversión. Le cité unos cuantos libros de Bukowski, borracho por excelencia, como ejemplo de la desolación a la que puede llegar un borracho. También le cité a Pessoa, aunque no he leído nada de él y a Baudelaire. Quise hacerme pasar por intelectual que conoce a muchos autores.

Después hice un examen de historia, me sabía prácticamente todo. Lo que menos sabía era el franquismo. ¿Y qué salió? Efectivamente: El franquismo. Aún así recurrí a la épica para rescatar de mi memoria todos los recuerdos que tenía acumulados y rellené las diez hojas que nos dan para contestar y tuve que pedir hojas suplementarias. Puse demasiados detalles innecesarios. Era mi venganza contra el destino por haberme puesto justo lo que no quería que me saliera. El corrector se cagaría en mi puta madre al ver tantas hojas y sobre todo al ller la letra infernal que suelo hacer. Mi letra no la entiende ni Cristo.

Al día siguiente, como ya me habían hecho la jugarreta de hacerme esperar tres cuartos de hora tontamente, decidí llegar puntual, es decir, justo a la hora del examen. Al llegar una profesora que había en la puerta con gafas que tenían forma de almendra me dijo alterada: "¡Mira que llegar tarde! ¡Los profesores se enfadan mucho cuando alguien llega tarde!" Yo no le dije nada, simplemente la insulté con la mirada. La miré de arriba abajo y me pregunté por qué todas las profesoras repelentes tienen esas gafas dignas de personas sin sentido del gusto. Entré y nadie me llamó la atención. Todos estaban sentados y un organizador me indicó dónde estaba mi lugar. Al menos no me habían robado mi valioso tiempo, porque vale que se lo roben a los demás, que no tienen cerebro y sus vidas son una mierda, ¿pero a mí? ¿A un genio como yo? Hacer algo así a alguien como yo debería estar tipificado como delito.

Hice el examen de valenciano, que también era un comentario de texto. Este texto hablaba sobre el vacío que genera el consumismo. Era un buen texto. De hecho estaba de acuerdo con todo lo que decía. Yo escribí un relato que hablaba de eso para el concurso de narrativa del instituto pero no me lo premiaron. Prefirieron premiar unos relatos completamente abominables que tenían un final feliz. No aceptaron mi crítica social. No entienden que a veces el arte y la literatura puede servir para escupirle a alguien en la cara, que no todo tiene que ser belleza y proporción. En la vida real Superman no va a venir a rescatarnos cuando nuestro avión se vaya a estrellar, sin embargo, la gente prefiere ir al cine para ver aventuras fantásticas con un final en el que el bueno se casa con la tía buena. Quieren olvidarse de que la vida es una mierda. Quieren creen que la vida es algo especial, que el bien existe, que los criminales acaban en la cárcel. No me extraña que con esta actitud las iglesias estén llenas de gente que después de comulgar se vayan de putas.

Después hice un examen de historia del arte. Salió una escultura de Bernini y unos cuadros cubistas de Picasso. Por lo visto había algunos institutos que no se habían estudiado nada de eso, se formó un pequeño alboroto, había alumnas que se pusieron a llorar, otros mientras miraban el examen decían: "¡Hostia! ¡Hostia!". Por suerte en mi clase sí que dimos ambos autores, nuestro profesor era bastante bueno. Al acabar el examen teníamos otro de Geografía. ¡Justo cuando estaba jugando la selección! Sólo me dio tiempo a ver la primera parte. Iban 2-0 y yo había apostado a que quedaban así. ¡Por favor que se mantuviese el marcador intacto! Entré otra vez a la gran cámara de gas, no había estudiado absolutamente nada de geografía durante estas dos semanas de estudio. Tan sólo me había dado tiempo de mirar entre examen y examen el desarrollo demográfico de España en el siglo XX. Repartieron los exámenes y ¡Tachan! El examen era sobre demografía y una de las preguntas era: Explica el crecimiento demográfico en España durante el siglo XX. La baraka había vuelto a mí por unos instantes. Hasta que salí de la cámara de gas y vi que España había ganado por 4-0. Me cagué en los nuestros. A mí no me supuso ninguna felicidad. Cinco euros a la mierda.

Llegó la última jornada. Tan sólo me quedaba por hacer el examen de inglés y latín. Las asignaturas que más mal he llevado a lo largo del curso. Por suerte hice todas las preguntas bien en inglés, y en latín... pues nada, si saco un uno ya será suficiente. Resulta paradójico que habiendo sacado un 8 de media en latín ahora no sepa hacer absolutamente nada. Pero ya sabéis, los que me habéis leído, que la profesora que nos ha impartido clase durante todo el curso ha pasado absolutamente de todo. No tenía voluntad de enseñarnos nada, y, para colmo, nosotros tampoco hemos tenido muchas ganas que digamos. Al final del examen, tras hacer una traducción espantosa y literal del texto que habían puesto, puse una nota que decía: "siento el despropósito, pero en mi vida he dado latín y la profesora no nos ha enseñado nada a lo largo del curso". No lo hacía para dar pena, ni para que me aprobasen, simplemente era porque sentía vergüenza de estar allí haciendo ese examen mientras veía que la gente que estaba a mi alrededor no paraba de escribir. Por lo visto todos los empollones hacen letras. Un compañero de clase y yo nos mirábamos y nos descojonábamos. Pero en fin, supongo que por un examen no se hundirá Roma. Además, durante la hora y media que estuve metido en la cámara de gas estuve mirando a una que estaba sentada cerca de mí que tenía unas mandorlas místicas descomunales. Al menos eso me alegró la vista durante el espantoso trance que tuve que atravesar.

Ahora tan sólo queda esperar a que salgan las notas de selectividad publicadas en Internet. Espero haber aprobado, aunque no con muy buena nota. El objetivo que me marqué a principio de curso de sacar una media muy alta se fueron desvaneciendo a medida que vi la dificultad de ciertas asignaturas. Sustituí el objetivo de sacar buena nota por simplemente aprobar. Aún así, y contando el traspié que ha supuesto el examen de latín, creo que he hecho un buen papel.

El viernes que viene publicaré qué he sacado. Aunque ya sé que os importa una mierda. De hecho no creo que a nadie le interese, pero ya sabéis, a los que no os gusta leer, adiós.

A partir de ahora dedicaré el tiempo a leer libros. Tengo una gran lista de títulos que me gustaría leer. Ya veremos si me siento capaz de ponerme a escribir algo serio de una vez. Mi vida no es la de Henry Miller, pero veremos qué se puede hacer.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

18 comentarios

Trankiller -

Pues a mi lo ke estoy estudiando me llena totalmente, vamos, será ke soy pekeñita y me lleno con poco. Lo ke pasa es ke aki la gente se piensa ke el hambre en el mundo se kita con palabritas.
Y si yo en un futuro gano mas pues es porke me lo estoy currando mas (o no, os presento a la guapisima mujer ke sacó un 7 en un examen al ke se presentó borracha, creia ke eso solo lo hacian los de letras pero... uh, al fin y al cabo no somos tan diferentes)

Mi hermano está ahora sacandose un doctorado de letras y ni me avergüenzo de el ni muchisimo menos, es mas, ojala algun dia llegue a ser como él, pero él mismo dice que las ciencias mueven el mundo y ke es vergonozoso ke le den el titulo de bachillerato a una persona incapaz de despejar una ecuacion de segundo grado...

En fin, ke me desvio, yo solo keria decir ke si lo de "hacer algo ke no les llena" va por mí (maldita mania de creerme el ombligo del mundo...)estaria bien ke la gente me conociera y ke supiera ke se mejor ke nadie ke el dinero ni da la felicidad ni la facilita, y se de lo ke hablo.

Rex -

Vergüenza decir q quieres estudiar? Haz el favor, q por lo q te leo eres mas inteligente q eso. Quien no entienda algo tan simple como q hay gente q estudia por placer, o como q hay gente q tiene mas aspiraciones en su vida q estar en un trabajo de mierda q no le llena q se joda.

Yo tb he retomado los estudios despues de algunos años, y a los pocos q me he encontrado q han dicho algo en contra les he dejado claro educadamente q cada persona es distinta, y q yo por ejemplo si tuviera sus vidas estaria deseando pegarme un tiro cada mañana.

Saludos.

Vengador -

Es una enorme satisfacción para mí que, el autor de este blog, tan defendido por cierta señorita y de cuyo nombre no quisiera acordarme, haya expresado su "naturaleza" en las mismas narices de la susodicha.

petite amelie -

Qué tiempos aquellos, a mi en historia me pasó algo parecido, entró lo que no sabía pero bueno yo también me conformaba con aprobar.

Mucha suerte

monocamy -

Pues yo pensaba que la psicología estaba entre esas profesiones sin salida, pero veo que por ahí hablan de filosofía, filología e historia. Es que tenía varios amigos/as que la habían estudiado y estaban trabajando de cosas distintas (pizzero incluido) porque no encontraban nada...

En fin, mucha suerteeeeeeeeeeee

triskel -

Que selectividad más movidita.Con miradas a partes corporales del sexo opuesto y todo uisssssss.Vamos no te has aburrido nada no.No me dí cuenta yo cuando la hice que había tanto que ver no no no.

Tramposilla -

Jajaja, qué fuertee, cómo picó !

Trankiller -

INGENIERIA RECOLLONS!

En Tierra Firme -

De todas formas esas opciones son las que menos me planteo. Las que me interesan son sonbre todo las de comunicación audiovisual y periodismo. Aunque también tengo entendido que hay muchísimo paro en esta última, y los licenciados de comunicación audiovisual acaban trabajando en trabajos que no tienen que ver con su especialidad. Pero bueno, no me voy a fijar en los frutos ni en las salidas para tomar la decisión. ¿Y tú? ¿Qué estudias?

perdedor.es -

Creo que las de filología, historia y filosofía son de las carreras con mayor índice de paro. Pero a fin y al cabo hay que estudiar lo que a uno le guste porque sino te amargas. Aqui tienes un link.
http://www.finanzas.com/id.3927859/noticias/noticia.htm

En Tierra Firme -

Todavía no está muy claro, se barajan con más fuerza las opciones de comunicación audiovisual y periodismo. También resuena la filología hispánica y la filosofía. Tampoco descartaría hacer historia, aunque no me apasiona. Ya veremos. Me gustaría informarme bien de todas las carreras antes de tomar una decisión. ¿Algun dato interesante?

perdedor.es -

Te deseo suerte con las notas de la selectividad, ¿qué estudiarás ? Si lo has dicho antes me lo he perdido. Que asco la selectividad, me has recordado que en inglés me pusieron el tema "¿Quién quiere vivir para siempre?" , y me emocioné con la película de "Los inmortales", y cuando te emocionas escribes demasiado y en inglés... la cagas. Bueno pues eso, ánimo.

Marta -

"Genio y figura hasta la sepultura" ;)

En Tierra Firme -

Vaya, muchas gracias. Sea usted bienvenida.

Y lo de la bellota mítica... madre mía... ese personaje marcaría una época.

Lleinia -

hola! qué tal? he ido leyendo tu blog en algunas ocasiones, tus letras transmiten sensaciones y no es difícil pararse a leer tus textos. con este último referente a la selectividad me he sentido muy identificada...
recuerdo que cuando la hice lo peor que me fue era la geografía y si no recuerdo mal me salió algo con el desarrollo demográfico, historia del arte y la de españa fue muy intenso porque tuve que estudiar mucho. cuando te preguntan siempre dices que no es tan difícil... pero también es porque no recuerdas el esfuerzo que depositaste, por aquellas fechas yo estaba que me subía por las paredes. además despúes de realizar tantos exámenes simplemente acabas agotado mentalmente.
verás como las notas resultan gratificante. buen apunte lo de latín. xD

Celia -

Ey, que a mí si me enteresa ¬¬'
Jajajaja ¿de verdad pusiste eso en el examen de Latín? Eres mi ídolo xDD
Cuando has dicho eso de las mandorlas místicas, me acordé de un compañero de clase que en un examen de Historia del Arte escribió "bellota mítica" Suspendió y aun se pregunta por qué...
Bueno Fredy, te dejo, que hay que seguir estudiando. ¡Besos!

En Tierra Firme -

No creas, la cosa no está para echar cohetes.

¿Qué le ha pasado a la República Checa hoy? Ha sido horrible. Espero que se clasifiquen a la próxima, que encima me he dejado todo el dinero de las apuestas en ellos.

Hasta pronto amigo, a ver si hablamos pronto.

Rosicky -

Pues a mí sí que me interesa...

Por lo que dices, parece ser que no te ha salido tan mal...

Esperaremos hasta el próximo viernes y a ver :)

¡Un abrazo, genio!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres