Blogia
En Tierra Firme

Experimento científico-literario sin ninguna finalidad aparentemente útil para poner al límite la paciencia de la gente

 

Pide un café con leche y dos azucarillos. Echa los azucarillos y comienza a remover la leche a un ritmo constante. No pares de remover la leche bajo ningún concepto e intenta hacer el mayor ruido posible con el tintineo de la cuchara. Espera un minuto, dos, tres y fíjate en las caras de tus acompañantes.

Conseguirás tu objetivo si no paras de mover el café hasta que alguno de ellos te diga que pares. Si te detienes antes de que te lo digan tu experimento fracasará y no habrás hecho ninguna valiosa aportación a la ciencia.

Yo lo he hecho en más de una ocasión y los resultados han sido muy gratificantes. Todo este tipo de experimentos científico-literarios contribuyen a la cretinización del mundo . De paso estarás utilizando un acto aparentemente irracional para que tus acompañantes tengan una imagen equivocada de ti sin que ellos sepan que han sido objeto de tus experimentos y que los utilizas de conejillos de indias en beneficio de la ciencia literaria.

Pd: Llegados a este punto pronto comenzaré a redactar lo que será el primer manifiesto Científico-literario de la historia. Pronto la gente comprenderá que este movimiento artístico va a ser uno de los más influyentes en la primera mitad de este siglo y que yo pasaré a la historia como su fundador. La gente no sabe que esto no sólo es un movimiento filosófico, artístico, intelectual, literario y masturbatorio, sino que estamos ante el nacimiento de un género literario desconocido hasta la fecha.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

J -

Qué movimiento filosófico, artístico, intelectual, y/o literario no ha sido también masturbatorio... Siempre ha sido así, todo el mundo sabe que las mujeres no se masturban...

En Tierra Firme -

La primera vez que realicé esta práctica fue en una estación de florencia. Estaba removiendo el café con leche y sentí que no debía parar. Parecía un completo loco dando vueltas al café sin parar, creo que estuve más de dos minutos y la gente no me decía nada. Estaba divirtiéndome demasiado y deseaba hacer perder la paciencia a alguien.

Finalmente una de ellas me dijo que parase de una vez! Yo me di por satisfecho...

La gente no comprende estos actos pero es mi forma de cretinizar al mundo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres