Blogia
En Tierra Firme

La mariposa

La mariposa
"Cuando la felicidad es demasiado grande, cuando a uno le curan de una herida demasiado mala, cuando todo es demasiado bonito, sólo hay un presentimiento que un hombre sensato pueda tener: algo está a punto de joderse."

Lorenzo Silva – La flaqueza del bolchevique

Me regalaron el póster cuando estábamos en Valencia. Me acuerdo que caminábamos sin rumbo, nos daba igual a dónde ir, lo único que importaba era estar juntos después de cinco eternos días sin vernos. Caminábamos cogidos de la mano. Cada dos pasos tenía la necesidad de apretarla hacia mí, quería sentirla cerca, quería que su tacto se quedase grabado en mí piel para recordarla cuando no estuviera.

Siempre había odiado a esas parejitas que caminaban encarameladas. Se les veía tan felices que me parecían gilipollas, lo único que deseaba era que cruzasen sin mirar la carretera y que un camión cisterna los atropellara a ellos y a su nube de amor. Pero yo me había convertido en el gilipollas que tanto odiaba y que, en el fondo, envidiaba.

Una vez caminaba con ella y me vi reflejado en el espejo de un escaparate. Fue una de las pocas veces en las que no me reconocí en el espejo. No era por mi cara, ni por mi tipo, tampoco había engordado ni me había salido nada raro. Lo extraño era que tenía una especie de apéndice a mi lado con forma de mujer. Se me hacía tan raro verme con alguien que me asusté. ¿Yo saliendo con una chica? ¿Eso dónde se había visto? Era como si no fuera yo.

Durante el paseo llegamos hasta Nuevo Centro. Allí había una exposición de animales que no me importaba un pimiento porque ella estaba a mi lado y cuando ella estaba conmigo el resto del mundo y el universo era insignificante. En una de las paradas había una azafata con una urna. Era el juego de adivinar qué había dentro de una urna con los ojos vendados. Ella me dijo que no era capaz de meter la mano allí dentro y yo, como soy un orgulloso, le dije que iba a participar en el juego.

Me vendaron los ojos y metí la mano sin miedo. Confiaba en que lo que hubiera dentro no fuese demasiado asqueroso. No creía que algo fuera peligroso porque no iban a poner dentro algún animal hambriento con dientes afilados. Entonces sentí un cosquilleo por mi mano, algo me la recorría, no era muy grande pero se adhería con ligereza en mi mano. No pesaba mucho.

- ¿Es un escarabajo? – pregunté.
- No, casi –dijo la azafata.
- ¿Una cucaracha?
- ¡Acertaste!

Me quitaron la venda y vi que tenía una cucaracha en la mano. Las cucarachas me daban mucho asco pero en mi mano parecía un animal normal e inofensivo. Pasa con todo, cuando una cosa te da miedo o asco lo más difícil es tocarlo por primera vez, luego, cuando te acostumbras, es muy sencillo tocarlas y acercarte a ellas. Ya me pasó con las serpientes y las tarántulas.

No espanté a la cucaracha. Saqué la mano de la urna y observé a la cucaracha. Me dijeron que era una especie de cucaracha de Asia, cosa que me daba igual.

El premio por meter mi mano y jugarme la vida fue el póster que he mencionado antes. Era un póster de una mariposa con las alas extendidas como las que ponen en los museos. Vi que a ella le encantó el póster y decidí regalárselo. Ella decía que no podía aceptarlo porque era muy bonito. Yo le insistí en que se lo quedara, que a mí no me importaba, pero ella se mantenía en sus trece. Entonces, cual Salomón, le propuse que partiéramos el póster por la mitad y nos quedásemos una mitad cada uno y eso le pareció buena idea.

Corté el póster justo por la mitad. A cada lado del póster se quedó un ala de la mariposa y prometimos que nos colgaríamos nuestra mitad de póster en nuestra habitación.

Cuando ella no estaba miraba el póster. Lo tenía enfrente de mi cama. Representaba a la perfección lo que éramos. Nos separaba una distancia no muy lejana pero lo suficiente como para no poder vernos todos los días. Las clases, la rutina hizo que lo nuestro se reducía tan sólo a los fines de semana.

“Me falta un ala para volar” Escribí una vez en el póster.

Juntos volábamos. Pero separados sólo éramos un ala inútil e inservible. Éramos como esos aviones de guerra a los que un misil les ha alcanzado en el ala y que caen abatidos dibujando espirales de humo hacia el suelo.

Un día llegó el frío.

Llegué a su casa ilusionado por verla, tenía ganas de estar con esa persona que me hacía sentir bien. Pero la besé y sentí el frío. No sé cómo lo supe, pero esas cosas se saben. Noté que ese beso no lo sintió, que me lo dio por compromiso, que era falso.

No le dije nada pero notaba que le pasaba algo conmigo. Estaba distante y me esquivaba, era incapaz de mirarme a los ojos. Aguanté eso durante tres días hasta que un día fui en bicicleta hasta donde ella veraneaba. Necesitaba hablar con ella y saber qué le pasaba. No me importaban los kilómetros de distancia, la necesidad superaba el cansancio que me podría ocasionar recorrer la distancia en bici.

Cuando llegué le dije que fuéramos al lago. El mismo lugar en el que pasamos nuestros mejores momentos. Allí era donde le leía las cartas que le escribía. Algunas de esas cartas que le escribía tenían más de 20 folios mecanografiados. Creo que desde entonces se me desató la pasión por escribir.

Le pregunté qué le pasaba. Y ella dijo que no me lo quería contar, que era una cosa que le había pasado y que no podía contármela. Le dije que necesitaba saberlo, que me estaba afectando a mí también y tenía derecho a saberlo. Tras media hora intentando convencerla accedió. Me lo contó todo.

Hubieron muchas palabras, pero era fácil resumirlo: el chico que le gustaba antes de conocerme se le declaró hacía unos días y tenía dudas.

Permanecí callado durante un tiempo escuchando. No pronuncié palabra, estaba procesando y digiriendo lo que me contaba.

- Pero yo te quiero a ti –concluyó ella.
- ¿Y si me quieres por qué tienes dudas?

En el lago se deslizaban los patos y el silencio. El sol se reflejaba en el agua.

- Será mejor dejarlo –dije yo– y cuando se te quiten las dudas me avisas.
- ¡No! ¡Eso no! Si no quería contártelo era para que esto mismo no sucediera. Te necesito, necesito que estés a mi lado, no quiero que te vayas.

Silencio y más silencio.

- ¿Para qué quieres que esté a tu lado? ¿Para que te ayude a decidirte entre otro tipo y yo? ¿Necesitas que te dé palmaditas a la espalda mientras decides si me cortas la cabeza o no?
- ¡No! ¡Eso no es! ¡Yo te quiero!
- Me voy, yo no voy a estar a tu lado para que te decidas.

Cogí la bici y me senté en ella. Antes de comenzar a pedalear me giré para verla por última vez. Estaba acurrucada mirando al lago y llorando. Yo no lloraba por fuera, pero sí por dentro.

Comencé a pedalear hacia casa. Iba a oscurecer y no tenía luces en la bici así que aceleré el vertiginosamente el ritmo de mis pedaleos. No me importaba el cansancio, estaba hecho una furia, no quería quedarme parado, necesitaba que me dolieran las piernas para no pensar en nada. Hasta que llegué a un camino de huertos donde no había nadie, tiré la bici al suelo y di el grito que necesitaba dar, un grito que venía desde el estómago con el que expulsé toda la rabia que contenía dentro. No me quedé mejor, pero era mi única forma de estallar.

Pasé unos días encerrado. No sabía qué hacer. Me ahogaba en su mar de dudas. Necesitaba saber qué pensaba, dónde estaba, qué hacía. Sentí que yo no dependía de mí sino de ella.

Y en medio de ese naufragio estaba el ala de mariposa colgada en la pared. Ella era la única testigo de lo que ocurría. Al fin y al cabo era la más afectada de todas.

En un arrebato le escribí una carta. En un sobre funerario metí a un amor agonizando y a un loco desolado. Le pregunté por dónde volaba nuestra mariposa.

Nunca recibí una respuesta.

Ella comenzó a salir con otro chico al cabo de unos meses. Se olvidó de mí, dejé de existir para ella. Lo último que supe de ella es que después de leer mi carta sólo tenía una cosa clara: que jamás volvería conmigo, que no debía haberle preguntado por qué tenía dudas entre un tío que sólo sabía hablar de porros y yo, y que nunca había dejado de ser egocéntrico que conoció.


Había una estela de ausencia en mi habitación cuando miraba el medio póster de la mariposa. Estaba enfrente de mi cama y todos lo días, antes de apagar la luz de la mesita era lo último que veía. El recuerdo que no podía volar me acompañaba en las pesadillas, el recuerdo de que yo era un avión abatido cayendo espiral me azotaba las pupilas.

Pensé que el único final posible era que las alas se volvieran a unir con una cinta de celo. O al menos que se juntaran y se enterrasen en algún lugar fértil en el que plantar una flor en un acto completamente psicomágico.

Un día de Noviembre todo cambió.

Me levanté como esos gatos que siempre caen de pie. Mis nudillos estaban destrozados de pelearme contra las paredes y los espejos. Mi hígado se resintió. Con valor, con rabia y sin pensar arranqué el póster de la pared. Lo aparté de mi vista. Estaba harto de él. Yo ya sabía que no podía volar, pero no quería que un póster me lo recordase como si fuera una maldición insultante.


Años más tarde hablé con ella. Fue una conversación formal. Nos pusimos al día, vimos los avances de uno y de otro. Fue una conversación repleta de “Yo sabía que tú llegarías a eso”, “yo sabía que tú podías hacerlo”, “Nunca dudé de que conseguirías tus sueños”, “siempre confié en ti”.

Y ya en el rellano, el lugar en el que se dicen las cosas importantes, antes de despedirnos con un “hasta pronto” que se traduciría en un “hasta tarde” quise preguntarle una cosa.

- ¿Te acuerdas de la mariposa?
- Sí, claro que me acuerdo. Durante mucho tiempo la tuve colgada en mi habitación y al verla siempre me acordaba de ti. Nunca quise quitarla y siempre la tuve allí. Pero el año pasado, cuando me mudé de casa, la quité. Desde entonces la guardo en una caja. ¿Tú qué hiciste con la tuya?
- También la guardo en una caja.

Nos quedamos mirándonos.

- Oye –dijo ella– tengo el estómago vacío, podríamos ir a comer algo.
- Es buena idea, yo también tengo el estómago vacío.

Y llenamos nuestros estómagos de comida para paliar algo más que el hambre. Y entonces, después de eso, ya pudimos decirnos un falso hasta pronto.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

19 comentarios

gimena -

necesito por favor un texto bien elegante sobre las mariposas

Noelet -

Yo no soy capaz de corregirte!
Solo te voy a decir k eres malvado!! Has conseguido k me caigan dos peazo lagrimones en el curro, ... supongo que me he sentido identificado en una parte del relato TT_TT

La Rosa Negra -

Se la ha pegado usted, Fausto. Nadie dice nada malo del "usted".Mejor infórmese con su amigo Fredy de quién soy y sepa que hablo con razón y por derecho propio de un realidad objetiva.
La próxima, le mandaré yo a cagar a usted.

Al menos te defienden ;)

Fausto -

¿Y esta tia con quien ha empatado para decir eso de usted?
Vayase a la mierda.

La Rosa Negra -

Lo que yo decía :)

Has tenido suerte chaval y creo que cuando veas el problema desde una real perspectiva dejarás de platonizar esa estupidez de niños adolescentes.

No sé como semejante absurdo infantil puede dejar cicatrices. Ya sé, ya sé, los primeros amores, como cuando se idolatriza a un actor o cantante, pero ya tienes cierta edad y perspectiva de la vida, supongo.
El hecho de escribirlo dice mucho. Creo que lo has escrito con cierta distancia interior, aunque rememorando para darle el efecto que querías lograr con el post.
Yo puedo hablar de my first love y aburrirme mortalmente, aunque fue romántico y tan lindo todo jajaja. Pero no se mueve ni un pelo. Tal vez porque es cuestión de calibre interior y mental.

En fin... informarle que cerré el blog de Polvo Eres y que siga usted escribiendo. Hay muchas veces que lo hace muy bien, aunque sean estas cosillas de cuando éramos casi adolescentes, que ni eso.
Pero me gustan más sus post críticos, irónicos y creativos, como el de la carta etc. Esos sí son posts geniales y no me aburren para nada.
Perdón si he sido muy directa, pero me aburren estas cosillas de novela rosa. Casi todos los blogs hablan de lo mismo y me aburrooo.

Felicidades por su tierra firme.

Fausto -

Si.

La procesion no siempre va por dentro.

Tu y yo lo sabiamos. Sabiamos que aquello no podia salir bien. Que saldria mal. Pero tu te empeñaste. Ella se empeño.

Fuiste feliz por un momento. Alegrate. La cicatriz de aquello todavia te pica los dias de frio.

Concluyo: No valia nada. Y lo sabes. Ella nunca te quiso de verdad.

Celia -

Por mucho que pueda doler una separación, a la larga se supera y te das cuenta de que la vida te tiene reservado algo mejor.

En cuanto al texto, me ha gustado. Se hace muy amena la lectura.

Y respecto al libro, me han dicho que me lo van a regalar por mi cumple, así que ya te diré qué me ha parecido.

Un abrazo!

Nefastófeles -

Me gusta como escribes. No suelo dejar comentarios ni cosas de esas, pero alguna vez me resulta imposible quedarme callado. Por desgracia no tengo más tiempo para leerte ahora, asi que me toca enlazarte y volver otra tarde de invierno.

Saludos helados

Rosicky -

Por cierto... ¿quién te recomendó el libro, eh?

Gran libro. Aunque la película es más poética.

¡Un abrazo! :D

.A. -

los lunes el alma me pesaba ahí mismo, abajo del saquito de los cojones...

La Rosa Negra -

* carabela= cráneo, siento la asociación a la bandera de los piratas, jejeje ¿En qué estaría pensando? En el post conjunto que nos traemos entre manos ;)Va de putas y barco pirata, jaja, disculpad.

De nada.

En Tierra Firme -

Gracias por los comentarios. Corregiré eso pronto Rosicky, son los fallos que quiero que me digais para poder mejorar.

Un abrazo a todos.

La Rosa Negra -

Pd: creo que no he dicho nada nuevo para ti. Baste ver la imagen con la que has ilustrado el texto: la mariposa de la muerte. Se ve la carabela perfectamente ;)

De nuevo, enhorabuena por la suerte que tuviste de que se fuera con otro. Eres afortunado.

La Rosa Negra -

Bueno. Comentaré este post, pues yo no soy Mike y pelusillas a la mar :)

En primer lugar voy a partir del símbolo de la mariposa.
Para ello, decir que es un símbolo de muerte y transformación. Ya sabemos el proceso por el que pasa hasta convertirse en mariposa.
Este relato representa a la perfección el capullo y larva de una relación incipiente y llena de tintes platónicos idealistas propios de la edad, en que supongo acontecieron.

La Mariposa es la madurez de la relación, el punto álgido del avance, pero al dividirla por dos, la condenasteis a muerte en una acto psicomágico de tal magnitud, que luego se vio al poco tiempo.

El hecho de recalcar ese poster, habla de una actitud equívoca y autodestructiva. es como un anuncio de coca cola, donde te repiten y repiten lo mismo y la imagen condiciona la mente. Así que fue otro error dejarla en la pared. Los apegos son nefastos para la salud emocional.

En cuanto a la chica, no podías pedirle peras al olmo. Estaba claro en sus respuestas que no sabía dónde tenía la mano izquierda, lástima que te dieras cuenta tarde de la apersonalidad de la hembra.

En fin, supongo que al igual le pasó contigo, su vida irá de salto en salto, de dudas en dudas. Es la típica chica que lo mismo que te hizo a ti, se lo hará a otros.
Al menos tú te libraste de semejante cáncamo, jejeje.

Suerte con la siguiente.

Saludos negros y malditos!

Rosicky -

No se dice "Hubieron muchas cosas", se dice "Hubo". El verbo haber, en esos casos, es impersonal y no varía.

El texto es formidable. Sé que las cosas no son como en realidad las pintan. Pero esto me gusta, y por momentos me ha estremecido. Aunque es mejorable, y yo sé que tú podías haberlo hecho mejor, me ha provocado unas irrefrenables ganas de llorar o de pegarme un tiro. Todavía no lo tengo claro.

¡Un abrazo, maese!

Aixa -

No voy a comentar el texto porque si digo todo lo que sé y lo que realmente pienso de la fulana esa, borrarías el comentario.

No se dice "encaramelado", se dice "acaramelado".

Alicia -

A sus ordenes!
Pero si el silencio es muy bonito, a veces lees algo ,te gusta (o no) y no sabes que poner y dejar a alguien sin palabras es bonito.

El texto me parece romantico, pero muy realista y tiene frases que me han hecho pensar mucho. Es real? inventado o mitad y mitad?
Ya se que no deberia cambiar la reaccion en el lector, pero a mi esas cosas si tienen un efecto a la hora de leer algo, por lo menos en mi.

En Tierra Firme -

Dejadme comentarios che! Que leéis y os calláis como putas. Necesito sentirme leído!!

Tengo falta de afectividad comentarística. Luego ya habrá tiempo de cagarme en todos los comentaristas, pero ahora quiero que comentéis, insensatos!

En Tierra Firme -

Si véis faltas de cualquier tipo estaría bien que me las dijerais. Hijos de dios.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres