Blogia
En Tierra Firme

Dharma

Dharma

Dicen que la suerte es del que se la merece, que la vida nos da y nos quita en justas proporciones, que hay un karma y un dharma que compensa y equilibra la balanza del bien y del mal. De todos modos, si crees que la vida es injusta contigo no te preocupes, simplemente es porque estás pagando lo que hiciste en otras vidas.

Es por ello que siempre me pregunto qué debí hacer en la otra vida para que ahora tenga tan mala suerte. Y lo dice uno que se supone que nació con suerte, soy una de esas tres de cada cien personas que nacen en el mundo y alguna vez en su vida tendrá un ordenador y no debería tener derecho a quejarme, pero así estoy.

A muchos les ocurre. Creemos que la vida nos dará algo que nos debe. Creemos que algún día se saldará nuestra deuda. Todos creemos que ante nosotros se desvelará un gran secreto que el destino nos ocultaba. Por ejemplo, toda la gente cree haber nacido con un Don. Muchos están convencidos de que han venido a la Tierra para cumplir una misión. Piensan que en algún lugar muy profundo de sí mismos se encuentra oculto su talento.  Tienen la esperanza de que algún día salga en forma de habilidad para tocar el piano, en forma de voz prodigiosa para el canto o en cualquier cosa que les dé el reconocimiento de la humanidad.



Sin embargo, hace tiempo que creí encontrar mi Don. Entonces me sentía a  un nivel superior al del resto de la humanidad, creía estar poseído por una magia divina que me diferenciaba del resto de los mortales. Pero pronto descubrí la tragedia de haberme conocido. Cuando alguien encuentra es porque ha buscado mucho. Comprendí que encontrar el Don significaba estar destripado y uno debía hurgar en todo su ser con un puñal y descuartizarse. Cuando alguien descubre su Don es porque está colgado en un matadero con las entrañas abiertas y sin sangre en las venas. Sólo entonces descubres tu valía y es cuando llegas a lo más profundo y oscuro de ti, allí donde se halla tu Don. Ciorán decía que podemos predecirlo todo, saberlo todo, salvo hasta dónde podemos hundirnos. Nuestro Don consiste en saber cuánto dolor puede soportar un ser humano antes de recurrir al suicidio.

Cuando uno tiene el Don comprende muchas cosas. Por ejemplo, que los poemas que escribe la gente que quiere ser poeta no son poemas y que las letras que se escriben para que una canción venda no son letras. Los verdaderos poemas son aquellos que se derraman cuando a uno ya no le queda más sangre que derramar. Son aquellos que nacen, no por una necesidad vital, sino por un impulso fúnebre.

Yo descubrí el don el día que me quedé sin sangre. Comprendí entonces que la soledad provoca desvaríos en la humanidad, que hay gente que termina siendo poeta al igual que podría haber acabado siendo un loco o un asesino, es una simple reacción del cuerpo humano ante la adversidad. Y uno llega a la conclusión que un poema  se parece más a un asesinato que a una flor, que a un cielo, que a unos ojos o que a la Luna.

Cuando uno se queda sin sangre es difícil que vuelva a ser el mismo. Los sentimientos se convierten en alfombras rojas por las que desfilan las palabras. El dolor insoportable te convierte en insoportable, y ser insoportable te convirete en más solitario, y ser un solitario te convierte en más poeta, y ser un poeta te convierte en asesino, y cuando uno se convierte en un poeta asesino su única víctima es uno mismo.

Me asesiné y no recuerdo cuándo fue la última vez que hablé de amor. Esa palabra ya no desfila por mi alfombra roja. Alguien me la robó. Así como también me robó muchas canciones que me gustaban y que ahora ya no puedo escuchar sin que me recuerden a la ladrona. Y es que hay personas que te roban canciones, te roban palabras, te roban significados y acepciones. Y hace tiempo que no comprendo lo que significa amor, y es el mismo tiempo que prometí que no hablaría nunca de ti.

Como no hablo de amor muchos creen que soy reservado. Dicen que no cuento nada de mi vida. Algunos se atreven a decirme que me he construído una coraza para que no me hagan daño. La gente no lo entiende. No comprenden que los que se han hecho una coraza no es para protegerse, sino para que nadie vea que ya estás destrozado por dentro.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

cRiis -

me he repetido sin querer porque me salía que no se habia puesto. sorry

cRiis -

cuanto tiempo sin pasarme por aqui... no cierres nunca este blog por favor, en serio, me encanta :)

cRiis -

cuanto tiempo sin pasarme por aqui, nunca cierres este blog!

Habitante -

No está mal ser reservado, siempre que te reserves para alguien, para quien vale la pena.

Maikels -

Hola Fede!! Soy Miguel el de clase! Siempre da gusto leer cosas irrefutables cómo las que dices en esta actualización. Nos vemos!

Karina -

el título me ha recordado el libro "Amor, sexo y Dharma", que nunca terminé de leer porque me aburrió :S

Respecto al karma y lo que dicen, ajaj muchas veces me he dicho " que mala malísima he debido ser en mi vida anterior" ... mientras sigo buscando mi "don" y no lo encuentro :S... y a como vamos, no creo que lo encuentre... pero vamos...

Me ha causado mucha gracia los videos del youtube... hay que tener personalidad para hacerlos, jajaja, y más aún para colgarlos XD...

Girona -

Qué cosas!Aún no has vivido ni conoces la vida, ni el amor y hablas así. Qué atrevida es la adolescencia eterna!

Susan -

Pues hablando de robos, te he robado una frase enterita para lo que acabo de escribir en el cabaret. Espero que no te importe.
Besosss
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres