Blogia
En Tierra Firme

El gato muerto

    Todos los días, cuando conduzco hacia el instituto, veo en el arcén de la carretera un gato muerto. Suelo pasar a unos cien kilómetros por hora y la imagen del gato tan sólo puedo retenerla en mi retina durante unos escasos segundos, suficientes para apreciar que cada día está más descompuesto. Esta visión me recuerda cómo es la vida; si la cruzas en otra dirección, los grandes vehículos te atropellan, los operarios te apartan y el resto del mundo observa cómo te pudres mientras continúan hacia su destino, muy parecido al del gato, pero en otro lugar, otro tiempo y otras circunstancias.

     Después no puedo borrar la imagen de mi cabeza. Él ya no sentirá nada, cierto es, pero los que quedamos sí que sentimos. Ahora es de noche y llueve. El gato seguirá en el arcén sin que nadie lo eche de menos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

14 comentarios

carlos -

a mí me dan ganas de enterrarlos... de darles mejor sepultura que en la carretera.. peor no sé.. nunca lo hago.. aunque siemrpe lo pienso..

Luna -

Buenísima reflexión y buen paralelismo.

Un beso, culichiche.

Nica -

Pobre gato, pero así es...Y despues de leerte me siento culpable por pasar como si nada por los gatos muertos que me encuentro por la carretera...

En Tierra Firme -

Sí, Rosicky, imagino que el gato se pensará que yo voy a un destino seguro y me dirijo al mismo. Pero creo que también puede pensar que yo soy uno de tantos que también atropella, seguramente me mire mal.

Respecto al gato de Celia... creo que con ese final hizo honor a su nombre... ¿Cómo se le llama masoca a un gato?

Darilea, un día que conducía había un gato en medio de la carretera y un coche que me adelantó lo pisó justo cuando pasaba por al lado y me salpicó todo el coche de sangre y de visceras, fue algo muy gore y asqueroso. Puede ser peor...

MonitoCamy (me gusta más así) Siempre tan positivo, viendo el lado bueno, el de los gusanos, no está mal ¿Cómo lo haces para ser tan positivo? ¿Te inyectas campos magnéticos positivados por la vena? ;) Contagiame un poco.

Por lo visto... a todos nos pasa igual cuando vemos a los gatos muertos del arcén.

Rosicky -

Respecto al simil... Sí... ten cuidado de que no te atropellen... Que últimamente conduzco mucho, no me gustaría encontrarte en el arcén...

Un abrazo :)

Rosicky -

Celia se equivoca considerablemente...

El único requisito para morir es existir... El de vivir ya es otro asunto... pues de todos es sabido que la mayoría de la gente existe, una poca vive...

El gato... ¿Te has parado a meditar sobre lo que pensará de ti el gato? Él ve como cruzas el mismo sitio cada día creyendo que llegas algún sitio seguro cuando en realidad caminas, por sinuosos caminos y bifurcaciones constatemente repetidas, hacia su mismo final...

Pero bueno... esto ya lo sabías... Yo también veo gatos y otro tipo de mamífero atropellados y muertos en las carreteras... Aquí es habitual, incluso, ver ciervos atropellados...
Y también me pongo a pensar en eso...

Envejecer, morir, es el único argumento de la obra...

Un abrazo mi buen amigo!!!



Celia -

El único requisito para morir es estar vivo. Ahora nos da pena la imagen de un gato atropellado y olvidado en la carretera, pero quizá ese gato tuvo una vida intensa y feliz, corriendo por las calles o algún descampado, comiendo ratones a las finas hierbas y disfrutando de la compañía de sus dueños ( si es que los tenía) y de alguna gatita...
Me ha hecho recordar a Misico Masoca, un gato que tuve (sí, Masoca era su nombre, lo juro) y que murió atropellado por un camión...
Descansen en Paz.

DArilea -

Ay pobre gato
y seguiran pasando el coche por encima
oju hasta me duele y to persarlo.
Besitos

Fenix -

Buena matización Sirius, no puse nada más porque creo que todos entendemos bastante bien el post. Saludos

Su -

Joer, cuando yo curraba el alcampo, todas las mañanas, al volver por la autovía veía un gato muerto. El primer día, se veía perfectamente la forma, y la marca del atropello, a los veinte días, ya ni sé sabía que era aquello, pero allí seguia. Y yo, siempre, llegaba al garage pensando en el pobre gato...

Un beso

Sirius -

Asi es la vida y cualquiera de nosotros en cualquie momento puede ser gato.

monocamy -

perdón, me zalió anónimo el azunto eze... :P

Anónimo -

Bueno, no lo veas con tanto dramatismo: el gato servirá de alimento a infinidad de vertebrados e invertebrados, que se despacharán a gusto con el festín. Claro, un gusano nos parece feo pero es, en ocasiones, muy beneficioso y también tiene derecho a darse un banquete :D

Adelante, gusanito!!

Fenix -

Así es la vida
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres