Blogia
En Tierra Firme

Los locos siempre tienen algo que decir

Domingo. 7:30 de la mañana. Despuntaban los primeros rayos de sol de la aurora. Yo volvía a mi casa solitario y con paso sosegado mientras recordaba el transcurso de la noche. Había visto a mucha gente y había bebido mucho. Volver a casa después de una noche así era deprimente. ¿Por qué salía la gente? No entendía el motivo. Era una pérdida de tiempo. Yo nunca quise ser uno más. Nunca quise ser alguien que hace lo mismo que todo el mundo sin saber por qué. Sin embargo allí estaba yo, volviendo a casa como un idiota más. Sentía asco de mí mismo.

Caminaba por una calle por la que los coches pasaban muy rápidos. Pensé que si uno de esos coches se despistase y subiese en la acera me atropellaría mortalmente. Ese macabro pensamiento me inquietó durante todo el paseo por esa peligrosa calle.

Cuando llegué al final de la calle vi a una anciana muy bajita que arrastraba un carro azul. Ella miró hacia atrás y al verme se detuvo. Cuando llegué a su altura reincorporó el paso y me habló:

- Tienes cara de irte a dormir.

- ¿Qué más puedo hacer a estas horas, señora?

- Pues ahora te contaré lo que me ha pasado: Estaba caminando por la calle de allí delante cuando he visto a una pareja que estaban haciéndolo allí en medio. Me he acercado y les he dicho que son unos desgraciados y unos cerdos. Ellos me han contestado que quieren hacerlo así, que no pasa nada, que si se queda embarazada se lo quita. Entonces ha llegado un municipal y se lo he dicho y el policía en vez de hacer algo se ha puesto a mirar...

- ¿Dónde dice que ha ocurrido eso? – le pregunté curioso, intentando escrutar la salud mental de la anciana.

- Allí delante – y señaló una calle trasversal –. Todas las jóvenes son unas putas. Luego no quieren que las llamemos putas. Y los hombres igual, sólo se las buscan putas y sólo quieren hacerlo con ellas. Escúchame: Tú si quieres una buena chica búscatela fea. Si te la buscas guapa seguro que es una puta.

- Tendré en cuenta su consejo, señora.

- ¡Tú qué vas a hacer! ¡Si los jóvenes sólo queréis hacerlo! No tenéis respeto por nada.

- ¿Está insinuando que yo soy de esa clase de tipos?

- ¡Pues claro! La juventud no tiene respeto a la Virgen ni a Dios. Y Dios no quiere estas cosas. Dios no quiere pobreza y la hay. La Virgen tampoco quiere pobreza y hay pobreza en el mundo.

- Ni Dios ni la Virgen creo que tengan culpa de la pobreza en el mundo.

- Tú no lo entiendes niño. Yo ahora me voy por ese camino, porque ahora vengo del médico. Yo siempre voy al médico ¿sabes? Últimamente no paro de sangrar por la nariz, por la boca y por el chocho. Es como si volviese a tener la regla a mi edad.

- Que se recupere señora. Pero recuerde que yo soy un hombre de bien.

- Sí, sí... ¡Todas son unas putas y todos unos cabrones!

Ella tomó otra calle y se alejó.

Al contrario de lo que les sucede a la mayoría de cuerdos del mundo, los locos siempre tienen algo que decir. Quizás por eso siempre se ha relacionado la esquizofrenia con el genio. Por lo tanto, no sabía si acababa de hablar con una loca o con un ángel enviado por Dios que me traía un mensaje. Sea lo que sea no importaba. La cuestión es que ya tenía una historia que contar cuando me sentase a escribir. No sé si ese era el problema.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

juan carlos b. h. -

Sin ser fatalista, quizá sólo estamos dando sentido a lo que no tiene sentido: nuestra existencia. Hablamos o callamos, he aquí dos de nuestras opciones necias.

lorena -

estaba loca....en su puntito de locura, pero a los locos siempre hay q hacerles algo de caso.

Vivaldi -

Por eso los cuerdos aburren. Buen post, lástima que hagas lo que no te gusta hacer.

Asmadeus -

Los locos son los únicos que merecen ser escuchados con atención.

Fenix -

Para mi la anciana estaba muy cuerda y tu borracho. xDD
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres