Blogia
En Tierra Firme

El cuento que nunca acaba

Había una vez una persona que era infeliz porque se sentía sola, echaba de menos la compañía de alguien, el deseo de compartir todo con una persona especial, quería entregar su vida y su ser, tenía ganas de ser cómplice de unas miradas que sólo dos personas enamoradas pueden entender, de conectar con alguien que le aporte comprensión, cariño y amor. Quería tener una razón de ser, una persona por la que luchar, una ilusión por la que vivir, un puente por el que pasar. Necesitaba una persona que le apoyase, y que el apoyo fuese mutuo.... Entonces esa persona encontró pareja y fue feliz.

Pero pronto esa persona feliz empezó a añorar su soledad, echaba de menos cuando su vida no tenía destino, la libertad, poder viajar cuando le diese la gana, no tener que rendir cuentas a nadie, ser uno mismo, que nadie dependiese de sus decisiones ni de lo que hiciera, no tener que cargar con nadie ni con ninguna responsabilidad, entonces esta persona volvía a estar sola y fue feliz de nuevo.

Fue feliz, pero al cabo del tiempo, esta persona era infeliz porque se sentía sola, echaba de menos la compañía de alguien, el deseo de compartir todo lo que tenía con una persona especial, quería entregar su vida y su ser.......

Y este cuento nunca acaba.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

wishe -

tal vez cometemos demasiadas veces el error de no disfrutar de lo q tenemos cuando lo tenemos y podemos y siempre soñar con lo q no tenemos y un dia tuvimos cuando no lo queriamos, eso nso pasa constantemente.

Fenix -

Bonitos coments, uno más...

el que tiene hambre con pan sueña

Laraima -

Ni contigo ni sin ti... queremos tener a alguien, pero a la vez tener nuestro espacio de soledad. La soledad en exceso puede acabar con una persona.

Xely -

Estamos destinados a desear aquello que no tenemos... por eso se creó el tiempo verbal llamado subjuntivo.
Un besote!

su -

Estoy orgullosa de llevarme tan bien conmigo misma, de no aburrirme cuando estoy sola en casa, de buscar esa soledad a menudo...

No me imagino como al protagonita (o a la prota) de la historia sintiéndome desdichada por no tener alguien al lado.

Un beso Fredy

Rosicky -

Pero un día se terminó la partida y,tanto el peón como el rey, acabaron en la misma caja.

Un abrazo!!!!! :)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres