Blogia
En Tierra Firme

Divagaciones

Charles Baudelaire os desea una amarga Navidad

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Sabemos de buena tinta que andamos con medias tintas

Sabemos de buena tinta que andamos con medias tintas Corre tinta por nuestras venas, por los grifos sale tinta, bebemos tinta, meamos tinta y escupimos tinta.

Nos tiramos pedos de tinta, comemos tinta, compramos tinta, vendemos tinta, robamos tinta, nos crece tinta, trabajamos con tinta, ordenamos la tinta, obedecemos a la tinta, respiramos tinta, escuchamos tinta, morimos con tinta.

Violencia de tinta, ataúdes de tinta, pirámides de tinta, sabios de tinta, ignorantes de tinta, ciudades de tinta, tormentas de tinta, nieve de tinta, viento de tinta, truenos de tinta, calor de tinta, frío de tinta, lluvia de tinta, paraguas de tinta, semáforos de tinta, trenes de tinta, estaciones de tinta, destinos de tinta, hogares de tinta, familia de tinta, televisión de tinta, teléfono de tinta, ordenador de tinta, internet de tinta, blog de tinta.

Somos unos grandísimos hijos de tinta, nos enamoramos de la tinta, besamos la tinta, lamemos la tinta, chupamos la tinta, nos follamos la tinta y eyaculamos tinta.

Hacemos banderas de tinta, casas de tinta, presidentes del gobierno de tinta, filósofos de tinta, gilipollas de tinta, soplapollas de tinta, degenerados de tinta, violadores de tinta, obreros de tinta, monarquías de tinta, constituciones de tinta, edificios de tinta, políticos de tinta, miserables de tinta, mendigos de tinta.

Escribimos con tinta, leemos tinta, nos hacemos tatuajes de tinta, imprimimos con tinta.

Y por supuesto... cagamos tinta.

Verme

Verme No puedo verme en vídeos. Cuando lo hago quiero dar una hostia a ese imbécil que sonríe con los dientes torcidos que dice ser yo. Todo lo que creo que soy, que ya es poco porque me considero una mierda, se reduce al absoluto desprecio por mi propia persona. No sé si es normal que verme en vídeos despierte en mí ese sentimiento de autodestrucción y de ganas de mutilarme. No me importaría suicidarme después de verme en un vídeo. Cuando lo hago descubro todos mis defectos y lo realmente desagradable que es mi cara. Me doy cuenta que no sé pronunciar cuando hablo, que no se me entiende una mierda, que muevo la boca menos que la Duquesa de Alba.

Desde dentro de mí pienso que soy alguien normal pero que pasa desapercibido. Pero cuando me veo en un vídeo sólo veo a un gilipollas, y eso es lo que verá el resto de la gente. Mi cuerpo no corresponde con lo que creo que soy.

Los vídeos me hacen más horripilante de lo que soy. Pero las palabras me hacen guapo y sincero. Escribir adorna la lamentable realidad. No puedo autoescupirme y darme un puñetazo como si yo fuera otra persona. “No quiero morir sin cicatrices”. En el exterior de mí se queda lo negativo. Me alejo de la realidad. Soy igual que Johnny , vivo aislado en un mundo de percepciones táctiles, pero yo nunca cogí mi fusil.

Pero no me suicidé en su día y ya no creo que lo haga. Decidí quedarme para molestar lo máximo posible a la humanidad. Para mí la vida no tiene ningún valor y yo soy un muerto viviente. Formo parte del club de los suicidas vivos. Soy inmortal ante cualquier ataque y ante cualquier peligro.

Las maldiciones no afectan a los que ya nacimos malditos.

Señales

Señales Todo me va bien desde que me guío por mi intuición, de las señales o de mi inteligencia. Cada uno lo puede llamar como quiera. Desde que me dejé el trabajo para hacer lo que me gustaba estoy en la perfecta órbita del destino. Todo gira a la perfección. Los planetas no colisionan y la gravitación se adapta a mi camino. He visto varias veces cómo un meteorito se iba a estrellar contra mí y en el momento que iba a impactar se ha desviado. Pienso que soy invencible. Estoy poseído por la magia divina. Algunos pensarán que exagero o que estoy como un puto cencerro, pero deberíais seguir mis pasos durante un tiempo para que veáis cuál es el camino del bien.

Para seguir mis pasos tan sólo tenéis que hacer lo que os dicte el corazón y hacer siempre caso a vuestra intuición. Si una persona te da malas vibraciones aléjate de ella. Si piensas que alguien te miente es que realmente te está mintiendo. Si crees que es necesario dar la vuelta a una manzana porque no quieres atravesar una calle que te da mala espina no te avergüences: rodea la manzana y no cruces por esa calle. Siempre que se dispare tu alarma hazle caso. Cuando acallas las sirenas y no las ignoras tarde o temprano acabas confirmando que algo pasaba ¿o es que nunca os ha sucedido? ¿Cuántas veces la mosca que teníais detrás de la oreja ha tenido razón? ¿Cuántas veces os habéis arrepentido de haberla ignorado? Ahora lo único que tenéis que hacer es escuchar a la mosca que tenéis detrás de la oreja. Escuchad a las sirenas. Huid sin tregua cuando las alarmas se disparen. Seguro que todo os irá mejor.

Pero lo más importante de todo es lo siguiente: jamás hagáis caso de lo que os digan. Las palabras son totalmente engañosas. El vocabulario fue el invento de un mentiroso para conseguir sus propósitos. La verdad flota en el aire y nunca os hará falta escuchar ninguna palabra para saberla. Las palabras os darán malos consejos, os desalentarán, os confundirán y os engañarán. Las respuestas no están en lo que te dicen sino en lo que sientes. Recordad que nadie deseará realmente vuestro bien, las palabras están cargadas de falsedad y de envidia, nadie querrá que triunfes ni que consigas lo que te propones. Las personas sólo quieren que estés por debajo de ellas para que las beneficies. Si sigues tus propios impulsos no les servirás de nada y por eso te dirán que no hagas caso a tus sueños. Creedme; ellos nunca se alegrarán si algún día te ligas a la chica que ellos nunca pudieron ligarse.

¿Por qué cuento esto? Simplemente estoy de enhorabuena. Este verano me he dejado llevar por mi intuición y me ha ido mejor que nunca. No trabajé y necesitaba dinero para encarar el nuevo curso. Pero algo me decía que iba a tener un golpe de suerte. Cuando mi madre me preguntaba cómo pensaba pagarme el piso le respondía: tranquila, voy a tener suerte. Ni yo mismo sabía de qué hablaba, pero estaba convencidísimo de que la suerte me iba a llegar. He tenido que esperar hasta finales de agosto para que me llegase la respuesta. Sin haber reclamado la beca (que ya daba por perdida) me han enviado un cheque con una cantidad de dinero importante. Dijeron que han vuelto a estudiar mi caso (yo no pedí que lo hicieran) y que han rectificado en su decisión de denegarme la beca. Eso me ayudará durante este año. Y luego, para colmo, me premian por un corto y me regalan un teléfono valorado en 750 euros que podré vender si me veo en apuros. ¿Qué más puedo pedir? Tan sólo que mi intuición siga funcionando igual.

Al final resultará que el hijo de puta de Coelho tenía razón, tanto que lo critiqué....

Se despide vuestro amado y querido profeta, pero antes, queridos discípulos, quiero aprovechar esta ocasión para mandar mis más sinceras bendiciones e indulgencias a todo aquel que haya leído este texto y lo aplique en su vida.

Atentamente.
El iluminado de la baraka.

Pd: Sé que el destino es muy caprichoso y que los designios de la providencia son inescrutables, por eso, basta que haya escrito un post así para que mañana al cruzar la calle me atropelle un camión cisterna. Ya os contaré.

Actualización paranormal de última hora: justo al acabar de corregir el texto se ha caído un libro de la estantería por arte de magia. Se trata de un libro de Leopoldo Alas Clarín titulado “Una novela y ocho cuentos” en el que se encuentran los títulos: “Doña Berta”, “Avecilla”, “Pipá”, “Las dos cajas”, “El cura de Vericueto”, “El dúo de la tos”, “¡Adiós, “Cordera”!”, “Cambio de luz” y “El diablo en Semana Santa”. No lo he leído. Pero creo que el destino se está queriendo comunicar conmigo. Manda cojones que titule el texto "señales" y que me venga una señal tan clara como esta.

Lugares comunes, Adolfo Aristarain y Rayuela

Lugares comunes, Adolfo Aristarain y Rayuela

Hace poco vi la película Lugares Comunes del director argentino Adolfo Aristarain. Estoy enganchado a este director. Recomiendo encarecidamente ver las películas Martín (hache) , Roma y Lugares Comunes. Podría describir qué siento al ver las películas, pero prefiero que las veáis y que opinéis por vosotros mismos.

Son películas que contienen mucha más trama de la que se puede ver a simple vista. Por poneros un ejemplo, en Lugares comunes, el protagonista, que es profesor de literatura, menciona y recomienda a sus alumnos leer la novela Rayuela de Julio Cortázar. Cuando acabó la película decidí empezar a leerla por enésima vez (es el típico libro que he empezado mil veces pero que no he conseguido acabar. Hay libros que sólo se pueden leer cuando tienes una predisposición mental para leerlos y sientes que estás preparado para recibirlo como si fuera la primera comunión o algo así).

En la película, el profesor, que acaba de recibir una carta en la que le comunican que le van a jubilar, llega a clase y pronuncia el siguiente discurso:

Guarden los apuntes. No vamos a hablar de Rayuela. Terminen de leerlo los que no lo hayan hecho y léanlo bien, no se dejen engañar por la forma o por el humor de Cortázar: es la historia de amor más desgarrada que conozco. (...) Espero que sientan el mismo placer que sentí yo al leerla. Si no les mueve un pedo, los que se joden son ustedes.
Cuando termine el año casi todos serán profesores. De literatura no saben demasiado, pero es suficiente para empezar a enseñar. Eso no es lo que me preocupa. Me preocupa que tengan siempre presente que enseñar quiere decir mostrar. Mostrar no es adoctrinar, es dar información pero dando también, el método para entender, analizar, razonar y cuestionar una información. (...)Si alguno de ustedes es un deficiente mental y cree en verdades reveladas, dogmas religiosos o doctrinas políticas, sería saludable que se dedicaran a otra profesión, a predicar en un templo o desde una tribuna. Si por desgracia siguen en esto, traten de dejar las supersticiones en el pasillo antes de entrar al aula.
No obliguen a sus alumnos a estudiar de memoria, no sirve. Lo que se impone por la fuerza se rechaza y en poco tiempo se borra. Ningún chico será mejor persona por saber de memoria en qué año nació Cervantes. Pónganse como meta hacerlos pensar, que duden, que se hagan preguntas. No los valoren por las respuestas, las respuestas no son la verdad, buscan una verdad que siempre será relativa. Las mejores preguntas son las que se vienen repitiendo desde los filósofos griegos. Muchas ya son lugares comunes, pero no pierden vigencia: Qué, cómo, cuándo, dónde, por qué. Si en esto también aceptamos eso de que "la meta es el camino", no nos sirve como respuesta. Describe la tragedia, pero no la explica.
Hay una misión o un mandato que quiero que cumplan. Es una misión que nadie les ha dado pero que yo espero que ustedes, como maestros, se impongan a sí mismos: despierten en sus alumnos el dolor de la lucidez. Sin límites. Sin piedad.


Era la primera vez en la película que mencionaba las palabras “Lugares comunes”. Pero todavía no me quedaba claro el título, no sabía a qué venía. Así, que ayer, mientras leía el capítulo 21 de Rayuela me encontré con lo siguiente:


A todo el mundo le pasa igual, la estatua de Jano es un despilfarro inútil, en realidad después de los cuarenta años la verdadera cara la tenemos en la nuca, mirando desesperadamente para atrás. Es lo que se llama propiamente un lugar común. Nada que hacerle, hay que decirlo así, con las palabras que tuercen de aburrimiento los labios de los adolescentes unirrostros. Rodeado de chicos con tricotas y muchachas deliciosamente mugrientas bajo el vapor de los cafés créeme de Saint-Germain-des-Prés, que leen a Durrell, a Beauvoir, a Duras, a Douassot, a Queneau, a Sarraute, estoy yo un argentino afrancesado (horror horror), ya fuera de la moda adolescente, del cool, con en las manos anacrónicamente Etes-vous fous? De René Crevel, con en la memoria todo el surrealismo, con en la pelvis el signo de Antonin Artaud, con en las orejas las Ionisations de Edgar Varèse, con en los ojos Picasso (pero parece que yo soy un Mondrian, me lo han dicho).

(...)

Es triste llegar a un momento de la vida en que es más fácil abrir un libro en la página 96 y dialogar con su autor, de café a tumba, de aburrido a suicida, mientras en las mesas de al lado se habla de Argelia, de Adenauer, de Mijanou Bardot, de Guy Trébert, de Sydney Bechet, de Michel Burtor, de Nabokov, de Zao-Wu-Ki, de Louison Bobet, y en mi país los muchachos hablan, ¿de qué hablan los muchachos en mi país? No lo sé ya, ando tan lejos, pero ya no hablan de Spilimbergo, no hablan de Justo Suárez, no hablan del Tiburón de Quillá, no hablan de Bonini, no hablan de Leguisamo, Como es natural.

(...)

Crevel desconfía y lo comprendo. Entre la Maga y yo crece un cañaveral de palabras, apenas nos separan unas horas y unas cuadras y ya mi pena se llama pena, mi amor se llama mi amor... Cada vez iré sintiendo menos y recordando más, pero qué es el recuerdo sino el idioma de los sentimientos, un diccionario de caras y días y perfumes que vuelven como los verbos y los adjetivos en el discurso, adelantándose solapados a la cosa en sí, al presente puro, entristeciéndonos o aleccionándonos vicariamente hasta que el propio ser se vuelve vicario, la cara que mira hacia atrás abre grandes los ojos, la verdadera cara se borra poco a poco como en las viejas fotos y Jano es de golpe cualquiera de nosotros. Todo esto se lo voy diciendo a Crevel pero es con la Maga que hablo, ahora que estamos tan lejos. Y no le hablo con las palabras que sólo han servido para no entendernos, ahora que ya es tarde empiezo a elegir otras, las de ella, las envueltas en eso que ella comprende y que no tiene nombre, auras y tensiones que crispan el aire entre dos cuerpos y llenan de polvo de oro una habitación o un verso. ¿Pero no hemos vivido así todo el tiempo, lacerándonos dulcemente? No, no hemos vivido así, ella hubiera querido pero una vez más yo volví a sentar el falso orden que disimula el caos, a fingir que me entregaba a una vida profunda de la que sólo tocaba el agua terrible con la punta de pie. Hay ríos metafísicos, ella los nada como esa golondrina está nadando en el aire, girando alucinada en torno al campanario, dejándose caer para levantarse mejor con el impuso. Yo describo y defino y deseo esos ríos, ella los nada. Yo los busco, los encuentro, los miro desde el puente, ella los nada. Y no lo sabe, igualita a la golondrina. No necesita saber como yo, puede vivir en el desorden sin que ninguna conciencia de orden la retenga. Ese desorden que es un orden misterioso, esa bohemia del cuerpo y el alma que le abre de par en par las verdaderas puertas. Su vida no es desorden más que para mí, enterrado en perjuicios que desprecio y respeto al mismo tiempo. Yo, condenado a ser absuelto irremediablemente por la Maga que me juzga sin saberlo. Ah, dejame entrar, dejame ver algún día como ven tus ojos.

Inútil. Condenado a ser absuelto. Vuélvase a casa y lea Spinoza. La Maga no sabe quién es Spinoza. La Maga lee interminables novelas de rusos y alemanes y Pérez Galdós y las olvida enseguida. Nunca sospechará que me condena a leer a Spinoza. Juez inaudito, juez por sus manos, por su carrera en plena calle, juez por sólo mirarme y dejarme desnudo, juez por tonta e infeliz y desconcertada y roma y menos que nada. Por todo eso que sé desde mi amargo saber, con mi podrido rasero de universitario y hombre esclarecido, por todo eso, juez. Dejate caer, golondrina, con esas filosas tijeras que recortan el cielo de Saint-Germain-des-Prés, arrancá estos ojos que miran sin ver, estoy condenado sin apelación, pronto a ese cadalso azul al que me izan las manos de la mujer cuidando a su hijo, pronto la pena, pronto el orden mentido de estar solo y recobrar la suficiencia, la egociencia, la conciencia. Y con tanta ciencia una inútil ansia de tener lástima de algo, de que llueva aquí dentro, de que por fin empiece a llover, a oler a tierra, a cosas vivas, sí, por fin a cosas vivas.


A mí desde luego me estremeció...

... y por fin entendí el significado del título de la película.

Todas son iguales

La búsqueda de la felicidad

Estaba asqueado de todo. Nada me hacía feliz. Sentía que me estaba pudriendo, que echaba mi vida a perder. Así que en un acto de desesperación abrí la página Youtube y busqué la palabra "felicidad".

Entonces se me apareció un angel en la pantalla del ordenador y me dijo esto:

La blogosfera es como un gran contenedor de basura en el que, si buscas bien, puedes encontrar una joya entre la mierda

Dedico esta foto a todos los que dicen que este blog es una basura
Ah, y se me olvidaba:
EN TIERRA FIRME
Finalista mejor blog de ficción
Pd: Gracias Marcos por tomarme la foto
Actualizazión:
Se me olvidó decir que la nominación ha sido posible gracias a la virgen de Almatosa (la virgen de la alegría), la cual escuchó mis plegarias.
Vean a continuación con qué fervor la adoré durante este tiempo:

Pase lo que pase yo ya he ganado en los premios 20 blogs

Pase lo que pase yo ya he ganado en los premios 20 blogs
Como bien sabéis los que me leéis, este blog ha sido nominado al mejor blog de ficción 2006 . No voy a ocultar la alegría que me produce recibir esta inmerecida nominación, aunque me sabe mal por mucha gente que se ha quedado fuera y que se lo merecían mucho más que yo, como por ejemplo el gran Marquitos o mi querida Su .

Estoy nominado junto con otros dos candidatos: Caminos de modestia y La decadencia del ingenio . He echado una ojeada a sus blogs y lo cierto es que son muy buenos. El primero tiene unos cuentos breves realmente originales y el segundo escribe unos relatos cargados de ironía con los que me he estado desternillando de risa. Desde aquí quiero mandarles un saludo y desearles mucha suerte en el concurso. Espero veros en la fiesta y, aunque no nos conozcamos de nada, ir a tomarnos unas cuantas copas juntos.

Y ahora, pase lo que pase, gane o pierda, yo seguiré haciendo lo mismo. Continuaré estudiando y en mi tiempo libre leeré y escribiré. Mi objetivo no es otro que el de llegar algún día a escribir bien, seguir divirtiéndome con ello y, si es posible, que los lectores también se diviertan.

Sé que esto no significa nada. Me siento como Penélope Cruz nominada a los Óscars (aunque no se pueden comparar los Oscars con esta puta mierda de concurso, pero sí la belleza de Penélope con la mía), quiero disfrutar del momento aunque no tenga casi muchas probabilidades de ganar. Me alegra de que ahora se me reconozca un poco y que las visitas se hayan duplicado desde ayer. Es ahora cuando me acuerdo de momentos como este, en los que no sabía por qué escribia y sólo recibía visitas de cuatro perturbados mentales.

Por otro lado, hoy en día no me veo capacitado para ganar el concurso de 20 minutos. Pero, si sigo mejorando, puede que lo consiga dentro de unos cuantos años. Si buscáis los posts que escribía hace 2 años os tiraríais de los pelos y os haríais cruces preguntándoos cómo alguien que comete tantas faltas de ortografía ha podido ser nominado. Por aquel entonces era incapaz de escribir una sola frase ordenada y ponía las tildes cuando me venía en gana. Encima, cada vez que escribía un post estaba convencidísimo de que acababa de crear una joya literaria. Ahora, con el paso del tiempo, leo esos posts y pienso que son una auténtica mierda, están plagados de errores por todos los lados. Espero que dentro de unos años, cuando lea esto que escribo ahora, también piense que es una mierda, eso significará que he mejorado o que realmente era una mierda (lo cual es más probable).

Tan sólo quiero dar las gracias a todos los que me venís leyendo desde hace tiempo, no quiero ser melodramático, pero gracias a vosotros he llegado hasta aquí. Yo he ganado vuestro apoyo y eso vale más que nada.

Y un apunte más. Si algún miembro del jurado lee esto, quiero que sepa que no quiero ganar. No voy a aceptar ningún premio. A mí los premios y los reconocimientos públicos me la sudan. Tampoco me atrae el dinero ni nada. Así que id buscando a otro candidato. Si me proclamáis ganador acabaréis con mis aspiraciones de ser un escritor maldito. Si algún día me llega el reconocimiento, quiero que sea después de muerto. De lo contrario, ya no podré hablar de esta miserable vida. ¿O es que pretendéis que hable de lo dura que es la vida mientras estoy flotando en una colchoneta en medio de una piscina y tomando un cubata cara al sol? ¡No amigos! ¡Yo voy a seguir en el subsuelo! ¡No quiero que me pase como al exleproso de La vida de Bryan!

Además, siendo realistas y volviendo a Tierra Firme... ningún miembro del jurado de 20 minutos es digno de juzgar mi blog. Porque yo, Fredy, sé más sobre blogs y sobre literatura que todos los miembros del jurado juntos. Debería ser yo el que le diera los premios a ellos. ¿Quiénes se han creído que son?

Y lo que no me explico: ¿Quién me mandaría apuntarme a este concurso?

Los pilares de la tierra (versión reducida)

Aliena era una chica muy guapa de la Edad Media que tenía el chocho más peludo que el culo de Chewbacca . Jack era pelirrojo y le atraía el chocho peludo de Aliena. Había un malo por ahí que también se había enamorado del chocho peludo de Aliena. Lo del chocho peludo de Aliena era un escándalo, todo el mundo lo adoraba.

Pero el amor triunfó y, finalmente, Aliena la del chocho peludo y Jack el de los genitales pelirrojos se casaron en una catedral que costó un huevo de construir.

 

PD1: Como habéis podido observar, he añadido en la barra de la derecha la ventanita de Twiteer desde la cual informaré las 24 horas del día sobre lo que estoy haciendo o pensando. Será divertido.

PD2: Como el post de hoy es muy corto he decidido tocar una de mis canciones favoritas y colgarla en GoEar. De este modo quiero aportar mi granito de arena a la contaminación acústica del planeta. Si queréis escuchar la canción "Paloma" de Andrés Calamaro interpretada por mí, tan sólo tenéis que hacer click aquí .

PD3: Siempre pensé que las entrevistas virtuales que hacían en los diarios electrónicos eran ficticias, que las preguntas las hacían ellos. Siempre mandaba preguntas y nunca las ponían. Pero hace poco pude comprobar que no es así. Mandé una pregunta a la entrevista que le hicieron a Jostein Gaarder en el diario El país y la publicaron. Me alegré como un idiota al ver que uno de mis escritores favoritos me dedicó unas palabras. Soy así de tonto. Podéis ver la pregunta aquí , hago la pregunta con el nick "Fredy acústico".

El olvido no se llevará tus bragas



Jamás había visto a alguien tan puta,
por la boca mentía más que hablaba.
Jamás conocí a una mujer tan furcia,
en vez de cobrar ella te pagaba.

Sus tetas eran la montaña rusa
en la que subía y eyaculaba,
y su oscura vagina era la tumba
donde mis penas eran sepultadas.

No dejó más sabor que la amargura,
no dejó su color ni su pintura,
no dejó su remedio ni su cura.

Sólo me dejó la lengua afilada,
en una mesa las fresas sin nata
y en mis sábanas sus bragas usadas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Tabla comparativa obtenida mediante el sistema paranoico-crítico de Salvador Dalí


Y recordad, chicos: NO TODOS LOS BLOGS SON UNA MIERDA, LO QUE OCURRE ES QUE EL 98% DAN MALA FAMA AL RESTO.


 

Tengo la autoestima por las nubes

Tengo la autoestima por las nubes
Soy un ser completamente despreciable. Me doy un asco indescriptible, soy como un virus que habla. Nunca maduro, nunca aprendo, jamás creceré, soy vomitivo y todo lo que toco se pudre. Los de Greenpeace deberían iniciar campañas contra mí porque no hago más que contaminar al mundo con mi presencia. Muchas veces pienso que soy la aberración de la materia, que un ser como yo no merece ni vivir. Es imposible saber cómo puedo ser tan feo, tan raro, tan insociable y tan desagradable. Es extraño que un espermatozoide como yo haya ganado la carrera hasta el óvulo; o bien la calidad del esperma era ínfima; o gané haciendo trampa; o maté a todos mis contrincantes; o simplemente, los que viajaron conmigo vieron que me dirigía por un camino y pensaron: “Si el idiota este, que no sabe ni donde está parado, va por ese camino, es que debe ser por el otro”.

No merezco tener hijos porque sería una desgracia poseer mi carga genética. Soy un piojo sin sentimientos que sólo dice barbaridades. Soy la vergüenza del ser humano. Merezco ser torturado, maltratado, asesinado y una vez muerto que troceen mi cuerpo y se lo den de comer a los cerdos para que me conviertan en embutido y en mierda, y así volver a mi verdadero estado natural. Puedes escupirme si me ves, insúltame sin piedad cuando te cruces conmigo, mata a toda mi familia por ser los culpables de crearme, pincha las ruedas de mi coche, quema mi casa, denúnciame ante la justicia por ser tan repugnante, roñoso y mezquino. Que me condenen a muerte y que borren todos los archivos del registro civil donde aparezco para que así nadie recuerde que alguna vez existí. Bórrame de tu memoria para que no se te pudran las neuronas con mi recuerdo.

Y todo esto lo digo en una época donde está de moda quererse a sí mismo. Yo no soy una excepción, me quiero más que a nadie... así que imagina lo que pienso de ti.

De las preocupaciones y ridiculeces del homo sapiens-sapiens

 

 

 


 

Fredythustra (El primo de Zarathustra) caminaba por las aceras de Cullera pensando en cómo afectaba a la población el consumo masivo de horchata y de naranjas, y en cómo afectaba al cerebro la exposición prolongada de los oídos a las mascletás, cuando, de pronto, habló así a su corazón:

El ser humano es un animal ridículo. Nos creemos el centro del universo, la última creación de Dios o la inteligencia personificada. Pero cada día los telediarios y los periódicos nos dan cientos de nuevas razones para confirmar que nuestra extinción es lo mejor que nos puede pasar y que la inteligencia, en caso de existir, brilla por su ausencia.

Basta con que tengamos hambre para demostrar que instintivamente estamos corruptos. Las leyes están para imponer cierto temor al hombre y para que obre según unos parámetros mínimos de convivencia. Me gustaría que hicieran una prueba experimental: que durante un tiempo quitasen las fuerzas del estado de un país, que vivamos sin policía, ni guardia civil, sin jueces y sin cárceles. De buen seguro que la gente saldría a las calles y comenzarían saqueos masivos en las tiendas, y cada cual robaría las cosas que nunca ha podido comprar. También se cometerían asesinatos indiscriminados, venganzas y torturas. Los pederastas saldrían de su armario sin ningún miedo. Los violadores darían rienda suelta a sus instintos y se follarían a la vecina con la que siempre han soñado cuando se masturbaban. Los jóvenes sin vivienda por fin podrían ocupar los cientos de miles de apartamentos vacíos que hay en la costa y que tan sólo sirven para especular con el alquiler durante los meses de verano.

Veríamos la verdadera esencia humana, descubriríamos que realmente somos monstruos que el estado ha domesticado para convertirnos en hormigas obreras que trabajan para enriquecer a las hormigas reinas (los ricos) a cambio de una mínima parte del dinero que has generado con tu sudor.

 

De lo único que se preocupan los hombres es de tratar de meter un palo en un absurdo agujero y las mujeres tan sólo se preocupan de que cierto hombre les meta su palo en su absurdo agujero.

Cuando un absurdo palo y un absurdo agujero cohabitan muchas veces durante muchos años, sus dueños deciden sellar un pacto de honor para que sus absurdos palos y agujeros se cohabiten hasta que la muerte los separe. A esto lo llaman matrimonio. Cuando se celebra un matrimonio los propietarios del agujero y del palo invitan a más humanos con sus respectivos palos y agujeros para que presencien la ceremonia y estos suelen llorar de emoción cuando se enlazan.

Los matrimonios son útiles porque de este modo saben que tendrán para siempre un absurdo agujero donde meter su palo y eso les estabiliza. Cabe destacar que en el pacto de honor hay una cláusula en la que se menciona la fidelidad a los respectivos palos y agujeros; así, la dueña del agujero se asegura de que el dueño del palo no busque otros agujeros en los que introducir su palo porque teme que al propietario del palo le guste más el nuevo agujero y nunca más acuda a abonar la semilla que tanta felicidad les proporciona.

 




Por otro lado, el propietario del palo se asegura de que la propietaria del agujero no se vaya a buscar otro palo y, lo que es peor, que sea más grande que el suyo.

Huelga decir que estos pactos de honor casi nunca se cumplen, o al menos está comprobado que el propietario del palo deseará eternamente otros agujeros. Otra cosa es que no los consiga.

Lo más curioso de todo esto, es que esta unión absurda entre palos y agujeros puede provocar que nazca otra criatura con otro palo u agujero.

¿Esto qué significa?

Que las personas inteligentes que piensan en algo más que en meter su absurdo palo en un absurdo agujero nunca firmarán un pacto de honor y mucho menos van a dejar descendencia.

¿Todavía no sabes qué significa?

Que los humanos inteligentes que no se preocupan tan sólo por los palos u agujeros nunca van a tener descendencia.

¿Qué pasará entonces?

Qué solo los seres retrasados van a dejar descendencia en el mundo.

¿Esto qué consecuencias tendrá en el futuro?

Que la humanidad cada vez va a ser menos inteligente, que nunca nos superaremos, que nunca llegaremos a ser la gran especie del universo, que vamos directos a la autodestrucción.

¿Cómo podríamos solucionar esto?

Es muy sencillo, se debería practicar la eugenesia selectiva. Cada cual debería mirarse al espejo y preguntarse: ¿Una persona como yo merece tener un hijo? ¿Soy lo suficientemente inteligente como para crear a un ser igual o mejor que yo? Si la respuesta es que sí, adelante, procrea. Y si la respuesta es que no, quédate quieto, no sigas, córtate tu palo, tápate tu agujero, esterilizate, suicídate , pero no te permitas tener un hijo.


¿Qué desventajas tiene este método que has propuesto?

La principal desventaja es la poca fiabilidad de las respuestas que cada uno sé dé a sí mismo. Así, podemos encontrar que el necio suele autoengañarse mucho, e incluso sabiendo que no es apto para la procreación dice que sí lo es. Aunque hay casos muchos más extremos, donde ya no se autoengañan, sino que hay necios que tienen la absoluta certeza de que son aptos para procrear. Estos casos son los más frecuentes en España.

Por otra parte, los seres inteligentes y aptos para la procreación también suelen mentirse. Debido a su nivel de autoexigencia creen que hay gente superior a ellos que merecen procrear. También, debido a la suma inteligencia que los caracteriza, piensan que tener un hijo es un trabajo absurdo, un gasto inútil y que no merece la pena perder el tiempo en educar a otra bestia.

¿A dónde nos lleva todo esto?

Esto nos lleva, inequívocamente, a la degradación de la especie y a la extinción definitiva. No hay vuelta atrás.

Muchas gracias por vuestra atención.

Así hablo Fredythustra (el primo de Zarathustra)

Vergüenza de humanidad

Vergüenza de humanidad
Hoy es un día de esos en los que siento una tremenda decepción por la raza humana. Me avergüenza ver al presidente de la mayor potencia mundial congratularse por una ejecución. Me avergüenza saber que han grabado una ejecución y que luego saquen algunas imágenes porque saben que eso les beneficiará electoralmente. Me avergüenza ver que un país “civilizado” utiliza los mismos golpes de efectgo mediáticos que los terroristas a los que dicen combatir. Me avergüenza ver que hay gente que todavía cree que con la pena de muerte se solucionan los problemas del mundo. Me avergüenza saber que el país que ha manipulado todo el juicio contra Sadam es el mismo que le vendió las armas con las que provocó las muertes de las que se le acusa. Me avergüenza saber que adelantaron el veredicto contra Sadam para que esa noticia ayudase a los partidarios de Bush a ganar las elecciones. Me avergüenza saber hubo un juicio injusto y sin garantías y que distintas organizaciones internacionales dudaron de su legitimidad. Me avergüenza saber que los primeros abogados de la defensa que se quejaron de esto fueron asesinados y que no se sepa nada de ello. Me avergüenza saber que para invadir Irak se falsificaron pruebas con las que argumentaban que allí se fabricaban armas de destrucción masiva. Me avergüenza saber que las armas no aparecieron por ninguna parte porque no existían. Me avergüenza saber que como no podían acusarle de eso se le atribuyeron matanzas que realizó muchos años antes. Me avergüenza saber que así como le han acusado de la matanza de 148 chiíes, no le han acusado de otras matanzas que realizó en Irán porque Estados Unidos respaldaba esos ataques y no querían verse involucrados. Me avergüenza saber que en el fondo de todo esto tan sólo existe un interés económico, que el beneficio que aporta el petróleo es el verdadero motor de la guerra, y que no lo mueven los intereses por crear un estado estable y democrático, realmente eso no les importa nada. Me avergüenza saber que por la misma regla de tres no le hagan también otro “juicio justo” al señor que ha provocado 3000 bajas en su propio ejército y más de 50 mil muertos irakies. Me avergüenza saber que la verdadera razón por la que Bush se reunió con sus colaboradores en los últimos días no era para debatir el futuro de Irak, sino para hablar de la ejecución de Sadam y de las formas vergonzantes con la que se realizaría. Me avergüenza saber que los EEUU son conscientes las consecuencias funestas que tendrá esta ejecución, que provocará más odio hacia ellos en las regiones de oriente próximo, pero ese clima bélico beneficia al imperio, saben que cuantos más ataques terroristas reciban mejor podrán argumentar la invasión de otros países y por ello la industria armamentística de estados unidos, cuyos propietarios son amigos de Bush, se verán beneficiados por las próximas guerras que se desaten.

Y para colmo esta mañana me despierto con la noticia de que ETA ha vuelto a actuar. Los grandes imbéciles de España han vuelto a demostrar que son gilipollas. Si hay algo absurdo en el mundo son las pretensiones nacionalistas. Tan sólo espero que un gran terremoto parta a España por la mitad, que millones de volcanes estallen y formen otra geografía completamente distinta a la que hay ahora, quiero que los procesos geológicos de formación de la Tierra se aceleren para que así nadie reivindique que determinado territorio es suyo históricamente ya que todo el territorio sería nuevo. Espero que algún día, terroristas y gobiernos, se den cuenta de que la Tierra no es de nadie y las fronteras tan son sólo un invento absurdo para generar riqueza en determinadas regiones.

Hoy es de esos días en los que lamento profundamente haber nacido humano.

Elogios

Imposible defendernos de un adulador. No podemos darle la razón sin hacer el ridículo; tampoco increparle y enviarle a paseo. No tenemos más remedio que comportarnos con él como si dijera la verdad, dejarnos incensar a falta de saber cómo reaccionar. Él cree que consigue engañarnos, que nos domina, y saborea su triunfo sin que podamos desengañarle. Con frecuencia se trata de un futuro enemigo que se vengará un día de haberse rebajado ante nosotros, un agresor disfrazado que planea sus golpes mientras pronuncia sus hipérboles.
(E.M. Ciorán)


    Últimamente recibo demasiados elogios. Mucha gente me felicita por unos artículos que escribí para una revista. Algunos, cada vez que me ven, me recuerdan que les encantan los relatos que leo en clase de diseño de personajes. Al principio, cuando me decían eso, me subía el ego, me hacía sentirme satisfecho con mi trabajo y me animaba a escribir más. Pero cada vez me siento más presionado. A medida que aumenta esa expectación por leer lo que escribo me siento más inseguro. Tengo miedo de defraudarles.
    Ahora, cuando escribo, siento el peso de sus miradas y veo que no soy tan libre como antes. Parece que siempre tenga que escribir textos de calidad y esperan que cada vez que lo haga sea para hacerles reír y pensar a la vez. Yo no puedo cargar con eso; también quiero escribir textos malos, sin sentido, decir cosas incoherentes, provocar a los lectores... y es que no hay algo tan incómodo para uno que los elogios. Pensarán que digo una tontería, pero prefiero mil veces antes que me insulten a que me adulen. Me gustaría que los lectores me encuentren errores, que me corrijan. Quiero que me lean profesionales y me digan cómo puedo mejorar lo que hago. No quiero creerme los elogios de gente que igual no tiene sentido crítico.
    Parece ser que soy el único que piensa que todo lo que escribo está plagado de fallos y le falta profundidad. Mi objetivo es que algún día me lean y se olviden de que están leyendo, quiero que sientan como propios los pensamientos que intento transmitir y para eso, créanme, todavía queda mucho.

Desintregración social

Desintregración social
    Me rodeo de gente y pienso que no encajo. Debe ser algo psicológico, creo que en el mejor sitio que encajaría sería en un ataúd. No lo puedo explicar, es algo muy complejo. Todos llevan banderas, insignias, tienen una patria, escuchan una música que defiende unos valores, una identidad, una ideología... y al final uno es lo que escucha, lo que ve y lo que lee, y el entorno crea al individuo. El problema llega cuando ya has escuchado tanto, has visto tanto y has leído tanto, que ya no perteneces a nadie, ni eres de nadie, ni defiendes nada. Tu ser abarca un “todo” que en definitiva no es nada a nivel terrenal. Tus pensamientos alcanzan un nivel crítico que a medida que pasa el tiempo te alejan más de todo lo que creías. Cada día tengo menos predisposición a afirmar nada, y a este paso llegará el momento en el que ya no sea capaz de decir que dos y dos son cuatro.

    No sé si lo que me pasa es que estoy madurando o es que soy un genio incomprendido por el mundo.

Monstruito

Monstruito
¿Alguna vez te has sentido tan mal que te ha dolido la barriga? Y no hablo de dolor físico, sino de dolor espiritual. Cuando dentro de ti hay un monstruito que te carcome las entrañas y te gustaría arrancártelo, expulsarlo, pero lo único que consigues es golpear objetos, agarrar las sábanas con fuerza o lanzar un cojín contra la pared. Aprietas los dientes y los puños. Quieres contenerte, quieres gritar, pero no puedes. Es como si estuvieses a punto de estallar. Pero esa fuerza te vence, caes en la cama, te hundes, te debilitas, el monstruito ha podido contigo y pierdes la batalla. Caes derrotado y estás triste triste. Sientes que todo va mal, que nada encaja, que no salen las cosas como a ti te gustaría que saliesen. Intentas dar una explicación a todo, queires responder a unas preguntas que no sabes bien cuáles son.

¿De dónde proviene ese dolor? Me pregunto....

Animales a trabajar

Animales a trabajar
    Imaginad que se crease una empresa de adiestramiento de animales para que estos puedan desarrollar tareas dentro del ámbito laboral. Una empresa que, por ejemplo, adiestrase a monos para que sean capaces de llevar bandejas en los restaurantes y dejarlas en las mesas que les indican, o que les enseñasen a utilizar una fregona y dejasen cualquier estancia como los chorros del oro.
    Podrían, incluso, desarrollar unas nuevas centrales energéticas, en las que millones de hámsteres enjaulados hiciesen girar su rueda, y cada uno generaría un voltaje mínimo, pero la suma total de todos sería capaz de suministrar de energía a toda una ciudad.
    Las empresas comprarían estos animales y tan sólo tendrían que pagar a los adiestradores una cierta cantidad en concepto de formación. Los empresarios encontrarían en los animales un sinfín de ventajas, ya que estos no protestarían por nada, no reclamarían más sueldo, no buscarían abogados laborales para denunciarles y, además, se ahorrarían un importante gasto en los salarios de camareros y limpiadores.
    Si esto ocurriese, inmediatamente saldrían a la palestra todas las asociaciones defensoras de los animales para pedir que cesasen estos abusivos tratos a los animales. Reclamarían acciones jurídicas contra todos los países y empresas que explotasen laboralmente a los animales para enriquecerse. Solicitarían que los animales fuesen liberados y viviesen en su entorno natural. Condenarían el trabajo de los animales como si estas nuevas prácticas fuesen tan abominables como el holocausto o la esclavitud.

    Todo esto no pasará, pero es curioso que todos los hombres del mundo, que al fin y al cabo también son animales, están siendo explotados de una forma similar y nadie se levanta del asiento para condenarlo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La fiesta nacional

La fiesta nacional

Me hacen gracia los que defienden las costumbres populares aberrantes, indignas e insensibles alegando motivos históricos y de identidad cultural. Esa argumentación es muy pobre, pues con ese pretexto deberíamos rescatar las torturas de la inquisición, la pena de muerte, o rehabilitar los coliseos para celebrar luchas de gladiadores. Costumbres que hoy en día nadie se plantearía practicar.


No debería haber ninguna discusión ante una costumbre que sobrepasa los límites de la cordura con macabros espectáculos de muerte y sufrimiento. Cuando una practica es aberrante lo es y no hay vuelta de hoja. El tabaco era malo y lo prohibieron, con las corridas de toros deberían hacer lo mismo, pese a quien le pese.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres